Capilla del Cristo del Amparo

Capilla del Cristo del Amparo


La capilla ostenta por retablo, un maderamen desnudo con el Cristo del Amparo, obra de Antonio Sanjuán Villalba, y ejecutada en 1948. El retablo es una pieza elegante de bella factura, con una talla de gran calidad, delicada y grácil, pese a su gran tamaño y monumentalidad. Su diseño se corresponde perfectamente con los otros retablos de inspiración gótica que también adornan el resto de capillas de la Colegiata. Todo el coste del trabajo de carpintería y talla fue sufragado por Francisco Pérez Gomar, muy conocido en Gandia por ser el dueño de la empresa Carrocerías el Blanquillo.


Tallado en madera de conífera, por motivos seguramente económicos, el retablo quedó inconcluso al no realizarse el dorado y policromado. Permaneció así durante 65 años, sufriendo en este tiempo diversos deterioros así como el ataque de insectos.Aunque incluso algunas corrientes históricas han asegurado que se trata de un retablo anterior a 1936, pero, sin embargo, la quema y destrucción de la Colegiata el 2 de agosto de 1936, hace imposible creer en su salvación y conservación.


Dentro del conjunto, la pieza más llamativa es la hermosa escultura del Cristo del Amparo que ocupa el cuerpo central del retablo. Esta talla fue realizada en 1948 por Antonio Sanjuán Villalba, escultor castellonense que es autor de muchas piezas de la Semana Santa gandiense, y su estilo está marcado por un barroquismo elegante y sobrio de raíz castellana. El Cristo tiene, además, la  particularidad de contar con ojos de cristal, que le confieren a su mirada una singular expresividad.


En el año 2013, por iniciativa del abad Saneugenio y gracias a una subvención de la Diputación de Valencia, se encargó a la empresa Gaia la tarea de dorado del retablo. Dada la gran calidad de la obra, se empleó material de primerísima calidad (oro de ley de 24 quilates) y con la técnica tradicional del dorado al agua, más costosa de trabajar, pero que ofrece resultados de mayor perfección.


Dado el elevado coste de esa solución, el trabajo se realizó en dos fases. La  primera fue la que se  ejecutó en 2013 y en ella se doraron los remates, pináculos y crestería de la parte superior, así como aproximadamente la mitad del cuerpo central del retablo.


Desde abril de este año hasta comienzos de septiembre se ha realizado la segunda fase del dorado, que ha afectado al cuerpo central, la cruz y la predela y el banco, así como el policromado y marmoleado. El coste total ha sido de 25.250 euros, que han sido sufragados íntegramente por la parroquia. «El retablo se ha convertido en la pieza más atractiva de la Colegiata», señalan desde la la institución eclesial, y añaden que la imagen del Cristo, «que pasaba casi desapercibida, ha cobrado una relevancia y un atractivo notables, siendo la auténtica gema que corona esta magnífica obra».


La restauración del retablo del Santísimo Cristo del Amparo fue bendecido en la Eucaristía de las 19,30 horas del sábado 29 de septiembre por parte del abad, Ángel Saneugenio, acto al que acudieron numerosos fieles de la comunidad parroquial y de la ciudad.



Ir a Inicio
Haz tu Donativo
Archidiócesis de Valencia

Página web para hacer tu donativo
Archidiócesis de Valencia
Archidiócesis de Valencia

Página web de la Archidiócesis de Valencia